Friday, March 23, 2007

Ford - Herencia

Realmente hace tiempo que estaba buscando este comercial para postearlo y ahora que está nuevamente en el aire, vale la pena comentarlo. Fue para el lanzamiento de la nueva Ford F 100 realizado por JWT y Blue Productora.
La producción es inobjetable pero ¿esta es la Raza Fuerte? La banda independiente es muy buena pero ¿es para Ford F 100?
Uno se imagina la F 100 y busca fuerza, fortaleza, hasta en cierta forma, descontrolada, pero acá se ve una "suavidad" fuera de lo común.
No parece un comercial que se alinee con lo que venía haciendo esta marca para esta camioneta. Quizás justamente busquen cambiarle el posicionamiento y hacerla menos "Raza Fuerte". Pero me fijé y el copy final sigue siendo ese.
Es nostálgica, como algo "que fue" y que ya no lo es más. Y no creo que sea el objetivo de la marca.

4 comments:

Anonymous said...

sin animo de ofender, y después de haber leído varios de tus comentarios (algunos sobre campañas de las que conozco el brief que las origino) quiero decirte que entendes bastante poco de publicidad.
no es una opinión. de verdad qeu interpretas mal targets y posicionamientos.

Alex said...

Está muy bien tu cometario. Justamente como desconozco ambos (targets y posicionamiento) y como al consumidor le pasa exactamente lo mismo, yo analizo como se vee en la comunicación DESCONOCIENDO lo que realmente se quiere comunicar y a quien. El error que tenemos los profesionales en nuestras propias campañas es creer que nuestros comerciales apuntan perfectamente a nuestro target y que entienden lo que queremos decirles. Lamentablemnte, muchísimas veces no ocurre eso y es lo que trato de mostrar, en los casos que así creo que sucede.

Anonymous said...

Veo que se discute sobre suavidad y fuerza. Es indudable que el comercial toca un borde, uno excitantemente homosexual. Es quizás a ese perfil de consumidor al que apunta la pieza. En algún momento da la sensación de robustos que se coquetean y se isteriquean . Sobre todo por final.

Anonymous said...

Veo que se discute sobre suavidad y fuerza. Es indudable que el comercial toca un borde, uno excitantemente homosexual. Es quizás a ese perfil de consumidor al que apunta la pieza. En algún momento da la sensación de robustos que se coquetean y se isteriquean . Sobre todo por final.